333 4872 968
Síguenos en:
Algodristrofia: Un dolor complejo

Algodristrofia: Un dolor complejo

También conocida como Distrofia simpático refleja, o síndrome de Sudeck, la algodistrofia es un trastorno complejo que se caracteriza por dolor intenso, inflamación, cambios en la temperatura y la coloración de la piel, y rigidez en una extremidad.

Fue descrito por primera vez en 1900 por el cirujano alemán Paul Sudeck. Se creía que era causado por una lesión en el sistema nervioso simpático, que es responsable de controlar la respuesta del cuerpo al estrés. Sin embargo, nuevos descubrimientos apuntan a que también puede ser causado por una infección, un traumatismo o una cirugía.

El síndrome de Sudeck es una enfermedad inflamatoria que puede afectar a cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, es más común en las extremidades, como las manos y los pies. Se ha encontrado que hay niveles elevados de moléculas inflamatorias en la sangre y los tejidos de las personas con síndrome de Sudeck.

La aparición de dolor excesivo y la hinchazón, normalmente van acompañados de hipersudoración y de una serie de cambios en la coloración del miembro afecto. Con frecuencia hay hipertricosis (aumento del pelo) en la zona que se encuentra inflamada. Los intentos de movilizar los dedos o la muñeca producen dolor, por lo que en muy cosas semanas se presenta la rigidez. Esta enfermedad afecta adultos, es muy raro observarla en la población infantil.

La causa exacta del síndrome de Sudeck aún no se conoce completamente sin embargo se puede clasificar como causas mecánicas o irritación nerviosa. Muchísimas patologías se encuentran detrás de esta patología, como los problemas de muñeca, las fracturas que están mal reducidas o la existencia de escalones articulares que no se han detectado, las lesiones ligamentosas, las inflamaciones del nervio, etc.

La implicación genética en la Algodistrofia sigue siendo un objeto de investigación. Se cree que puede haber un nexo familiar que determine el desarrollo de la enfermedad, pero no se conoce un patrón familiar hereditario o un genotipo específico asociado.

Por último, hay cierta evidencia de que algunos estados psicológicos podrían condicionar el desarrollo de la enfermedad, tales como el síndrome de estrés postraumático. Pero lo que parece más evidente es que el estrés psicológico parece influir en la progresión de la enfermedad. Así, los pacientes con niveles elevados de ansiedad o miedo asociado al dolor muestran una evolución peor, y esto guarda relación con la elevación de catecolaminas asociada a la ansiedad, que conlleva un incremento en la sensibilización de los nociceptores. Asimismo, la catastrofización, definida como una respuesta psicológica exagerada a un estímulo nocivo, puede tener un impacto significativo en el desarrollo del Síndrome de Sudeck, ya que conlleva el incremento de la actividad de citoquinas proinflamatorias en respuesta a estímulos dolorosos.

Abordaje Terapéutico

El diagnóstico del síndrome de Sudeck puede ser difícil. No hay una prueba única para diagnosticarlo. Los médicos generalmente diagnostican el síndrome de Sudeck en función de los síntomas del paciente y descartando otras causas posibles del dolor.

No existe una cura para el síndrome de Sudeck. El tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas y mejorar la función de la extremidad afectada. Fundamentalmente ha consistido en la reducción del dolor con narcóticos y con medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central (SNC) y que suben el umbral del dolor del paciente, con lo cual, el individuo tiene menos dolor y puede llevar a cabo mejor la rehabilitación. El problema de este abordaje es que no se actúa sobre el origen de la enfermedad, sólo se limita a paliar los síntomas que se sufre.

Los especialistas en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades autoinmunes, inflamatorias y del tejido conectivo, que pueden estar involucradas en el Sudeck son los reumatólogos. También puede ser tratada por especialistas en Acupuntura, y en Kinesiología y Fisioterapia.

Cuando aparece la enfermedad el especialista recomienda distintos tipos de tratamientos antes de optar por la opción quirúrgica como medicamentos, tratamientos inyectables de anestésico, terapia con la práctica de ejercicio físico que se enfatice en la participación del área afectada.

Los tratamientos fisioterápicos pueden ser diversos tales como:

  • Cinesiterapia: es la técnica de elección para poder movilizar la extremidad afectada, mejorar el rango articular y así mejorar la funcionalidad del paciente objetivo principal del tratamiento. Se hacen movilizaciones pasivas, activo-asistidas, activas y activas con resistencia a medida que el paciente lo tolere.
  • Hidroterapia: especialmente indicada en pacientes con afectación de los miembros inferiores, ya que solo el hecho de soportar el peso puede ser un problema. También ayuda a los dolores y los espasmos musculares.
  • Masajes: especialmente indicado el drenaje linfático manual para disminuir el edema provocado por la lesión.
  • Electroterapia: ayuda a la disminución del dolor.
  • Tratamiento térmico (tanto calor como frío) puede ser de ayuda o aumentar el malestar, por lo tanto, hay que ir con cuidado en función de cada paciente.
  • La diatermia ayuda mucho a mejorar los síntomas por los efectos terapéuticos que posee antiálgico, antiinflamatorio, efecto drenante, estimulación del metabolismo local, acción sedante en general.

 

A nivel quirúrgico existe el estimulador de médula espinal durante el cual se aplican unos electrodos a lo largo de la médula para enviar impulsos eléctricos suaves a los nervios perjudicados. La otra opción es la implantación de una bomba analgésica que administra medicación hacia la misma zona de la espalda. Su introducción se realiza cerca del abdomen.

El síndrome de Sudeck tiene una duración que suele oscilar entre los 6 y 12 meses. Se recomienda la administración de la vitamina C tras traumatismos o cirugías sobre miembros, sobre todo cuando existen factores de riesgo (fracturas distales de radio). Asimismo, hay que incentivar la movilización precoz y tratar los altos niveles de ansiedad para prevenir su desarrollo.

El síndrome de Sudeck es un trastorno complejo y doloroso que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas. En el abordaje de esta compleja patología en la que intervienen múltiples mecanismos que se deben tratar simultáneamente, es necesaria la coordinación entre servicios para su mayor rendimiento, fundamentalmente rehabilitación, unidad del dolor y psicología.

En Splint, creemos firmemente que el éxito de una cirugía lo comprende tanto la técnica de doctor, como la calidad del implante es por ello que, comprometidos con la salud, ofrecemos soluciones integrales para el correcto tratamiento de cirugías ortopédicas y de traumatología. Nuestros implantes están fabricados de titanio con diseño europeo y contamos con los sets completos de colocación para pequeños y grandes fragmentos. Para mayores informes sobre nuestros productos y su distribución escríbenos a atencionaclientes@splint.mx o comunícate al 333 487 2968.

Búsqueda de productos