333 4872 968
Síguenos en:
Infecciones asociadas a fijadores externos

Infecciones asociadas a fijadores externos

Es importante entender que el método de fijación externa es la opción más recomendada e idónea para el tratamiento de fracturas abiertas, sin embargo, de este procedimiento se hace más crítica que de otros (como los del enclavado endomedular acerrojado), debido a que se afirma que, de la utilización de fijadores externos, se concentra un mayor grado de pseudoartrosis y de consolidación. Lo que origina este problema es que los alambres o tornillos sufren infección durante su estadía en los miembros inferiores de los pacientes, además de estar menos estables que el procedimiento de enclavado anteriormente mencionado.

Uno de los ejemplos claves de las infecciones provocadas por el uso de fijadores externos es el de la osteomielitis exógena, que se da debido al reposo de manera directa de bacterias en los huesos, puede ocurrir después de un traumatismo o de alguna cirugía, tiene relación directa de origen con la utilización de dispositivos o cuerpos extraños, entre los que se encuentran los fijadores externos.

 

Si esta situación se llega a dar en un paciente, es importante la realización de una intervención quirúrgica además del acompañamiento antimicrobiano de manera prolongada. La gravedad de la infección en la mayoría de los casos va a depender del daño que tenga el tejido blando, en donde los microorganismos cono los Gram negativos y los Gram positivos, son los que más causan los procesos de infección en las fracturas expuestas.

 

CAUSAS Y ORÍGENES DE LAS INFECCIONES EN LOS FIJADORES EXTERNOS

La creencia de que la principal causa de infecciones y problemas con los fijadores externos es por el aflojamiento de los tornillos, no es real.

 

Los implantes percutáneos se ven contaminados desde la flora de la piel, un cuerpo extraño como lo son las placas y los clavos, rompe la barrera cutánea, debido a que hay una lesión que dejó expuesta la piel, se crea un espacio muerto en donde los microorganismos pueden invadir y colonizar y finalmente se identifica la permanencia de un material extraño en el tejido vivo del paciente. Hay que tener presente que cuando se da una continuidad de la piel por la introducción de un dispositivo como fijador externo, se queda expuesto a laminia, fibrinógeno o fibronectina, sustancias que favorecen la colonización de los microorganismos en los tejidos blandos y la piel.

 

Esta comunidad de gérmenes va fortaleciendo el crecimiento y adhesión de microorganismo en la herramienta ortopédica. Y es que no solo fortalece, nutre y permite la vida y crecimiento de las bacterias, sino que el biofilm que se forma, genera resistencia a los antibióticos o a los medios de defensa que tenga el paciente.

 

La “carrera por la superficie” el el proceso en el que las moléculas del cuerpo humano inician una carrera en contra de las bacterias y microorganismos por adherirse a la superficie del fijador externo, quien gana, expulsa a su rival de la herramienta ortopédica. Se han visto que en los casos en los que no se crea biofilm, es casi nula la presencia de microorgnismos en la superficie del implante. Por lo que se podría decir que “ganar” la carrera depende de factores fisicoquímicos como las características del huésped o las habilidades de las moléculas de este.

 

CLAVOS Y TORNILLO

Si las medidas de asepsia y antisepsia son realizadas de la manera más profesional previo a la intervención quirúrgica, la posibilidad de infección se reduce de 1 a 200. La infección que se provoca a causa del tracto del tornillo en la fijación externa, el riesgo reportado puede llegar incluso al 100%, de manera regular, estas infecciones son controladas con facilidad mediante el uso de antibióticos orales. Solo en algunos casos se hace necesario retirar el pin o reemplazarlo.

 

Otro problema que se presenta en el uso de fijadores externos para el tratamiento de fracturas abiertas es el aflojamiento de los tornillos sin que haya dado la fusión, por lo tanto, utilizar tornillos cubiertos de hidroxipatita que ha sido sugerido para generar osteointegración, lo que reduce la posibilidad de infección en el tracto del tornillo y los aflojamientos. Por último, es importante mencionar que siempre va a existir el riesgo de que haya un daño neurovascular durante la introducción de las agujas o tornillos.

 

Existen tres factores que favorecen la infección de los fijadores externos:

  1. La exposición de la piel o el tejido subcutáneo
  2. Fijación de material extraño al cuerpo, o al organismo
  3. La creación de un espacio muerto que no se pueda drenar fácilmente y en donde además no haya circulación
  4. Falta de higiene en la zona donde traspasan los tornillos

 

 

MICROORGANISMOS

Por lo general, las bacterias se ubican en la piel, las que pueden contaminar con mayor frecuencia el tracto del tornillo, pueden ser de dos tipos, los cuales son, se flora residente y de flora temporal o transeúnte. La flora residente está compuesta por gérmenes saprofíticos o considerados como de baja agresividad en condiciones de vida normal, en la flora residente se encuentran microorganismos como micrococos, S. epidermis, Corynebacterium, etc. Cuando las condiciones son de menor grado, la flora residente puede componerse de gérmenes Gram negativos, en donde encontramos por ejemplo la Pseudomona, aerogenes, E. coli, Enterobacter, Proteus, etc. La flora residente también puede estar compuesta por hongos, tales como los Pityrosporum y a veces por la candida.

 

Ahora bien, la flora temporal o transeúnte puede crecer desde el exterior de la piel, se multiplica en ella por tiempos largos, haciendo que el huésped se convierta en portador sano, están compuestas por microorganismos como el Streptococcus pyogenes o el Staphylococcus aureus.

 

La flora bacteriana normal tiene la función de agregar la producción de sustancias con propiedades antibióticas, las cuales favorecen la eliminación de microorganismos como los Gram positivos. Los microorganismos que se encuentran con mayor frecuencia en los dispositivos de fijación externa que provocan infección y han sido establecidos como virulentos son E. coli, S. aureus, S. haemoliticus, P. mirabilis y P. aeruginosa. Finalizando con la afirmación de que las infecciones pueden ser producidas por uno o varios microorganismos a la vez.

 

Algunos de los microorganismos asociados a infecciones de fijadores externos en miembros inferiores del cuerpo humano son gérmenes de baja virulencia como:

  • Gram negativos Pseudomona, aerogenes, E. coli, Enterobacter, Proteus, Klebsiella spp, Enterococcus y bacilos
  • Gram positivos como Staphylococcus aureus ó Staphylococcus epidermidis
  • Hongos, tales como los Pityrosporum y a veces por la candida

 

CONCLUSIÓN

A través del extenso, complejo y completo estudio realizado por Juan Steban Arenas Navas, María Camila Castro Sánchez y Erika Lizeth Carreño Contreras de la Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud Universidad de Santander en junio de 2023, se logró asegurar que el microorganismo más frecuente en la infección relacionada con la osteomielitis es el Staphylococcus aureus, el cual se puede encontrar con regularidad en las zonas mucosas y cutáneas del cuerpo humano. Ahora bien, los pacientes que son expuestos a la implantación de instrumentos corporales se arriesgan a adquirir una infección por Staphylococcus epidermidis. Cuando hablamos de la osteomielitis luego de una intervención quirúrgica de origen nosocomial, puede ser colonizada por bacilo Gram negativos, ya que estos tienen relación con el procedimiento en general. Cuando el paciente tiene pie diabético, se puede adquirir una infección por medio de microorganismos de la Pseudomona aeruginosa. Finalmente, la candida spp, el Aspergillus spp y el Mucor ssp, son microorganismos que generan osteomielitis regularmente en pacientes con lesiones micóticas.

 

Sabiendo entonces el tipo de microorganismos que se pueden encontrar en los fijadores externos, o que pueden provocar infección en la herida producto del procedimiento de fijación, resulta curioso que se siga sugiriendo como método eficaz para las lesiones producto de fracturas abiertas.

 

Es importante hacer énfasis en la evolución que se ha tenido hasta el día de hoy para el tratamiento de las infecciones, anteriormente, cuando no se había hecho difusión de los antibióticos, el hecho de que un clavo de un fijador externo se infectara era algo grave, se consideraba como una complicación mayor, al punto de que pacientes llegaron a morir por osteomielitis secundaria debido a la infección provocada por el tornillo de los fijadores externos.

 

Finalmente el objetivo de este blog es informar al médico, debido a que es el profesional capacitado para evaluar la condición del paciente y tomar la decisión final sobre el tratamiento quirúrgico. El médico tiene la responsabilidad de asegurarse de que el tratamiento sea seguro y eficaz para el paciente individual.

 

Búsqueda de productos