333 4872 968
Síguenos en:
Las 10 fracturas más comunes en México: causas, tratamiento y prevención

Las 10 fracturas más comunes en México: causas, tratamiento y prevención

Traumatismos en México: tendencias y estadísticas

En México, las fracturas son una de las lesiones más comunes tratadas en hospitales y clínicas. Una fractura es una ruptura parcial o total del hueso. Es importante saber diferenciar entre fisura y fractura. Mientras que la fisura hace referencia a una ruptura parcial del hueso, sin provocar una total separación de sus extremos, la fractura se refiere a una discontinuidad completa entre los dos extremos de un mismo hueso.

Cuando se produce una fractura, esta se clasifica como abierta, o fractura compuesta (el hueso asoma por la piel y se puede ver, o una herida profunda expone el hueso a través de la piel) o cerrada (también denominada fractura simple, es cuando el hueso se rompe, pero la piel permanece intacta).

Según datos de la Secretaría de Salud, los accidentes de tráfico son una de las principales causas de traumatismos y fracturas en el país, especialmente entre los jóvenes adultos podemos encontrar casos de fracturas como de tibia, peroné, fémur y costillas.

Siguiendo con las estadísticas se estima que aproximadamente 1 de cada 3 adultos mayores de 50 años en México sufrirá una fractura osteoporótica en su vida. En cuanto a género, alrededor del 16% de las mujeres y el 8% de los hombres mayores de 50 años tienen osteoporosis, lo que aumenta su riesgo de fracturas. Las mujeres tienen una mayor incidencia de fracturas osteoporóticas en comparación con los hombres, particularmente después de la menopausia debido a la disminución de los niveles de estrógeno, lo cual afecta la densidad ósea. Sin embargo, los hombres también están en riesgo, especialmente aquellos con factores de riesgo como el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo. Las fracturas vertebrales son comunes entre las personas con osteoporosis, aunque a menudo no se diagnostican debido a la falta de síntomas evidentes.

Las fracturas de huesos son comunes en niños y adolescentes debido a la alta actividad física y la participación en deportes. Se estima que 1 de cada 3 niños sufrirá una fractura antes de los 16 años. Las fracturas de antebrazo, especialmente del radio distal, son las más frecuentes en este grupo etario.

El costo de tratar las fracturas es significativo. Las fracturas de cadera, por ejemplo, no solo implican costos médicos directos, sino también costos indirectos debido a la pérdida de productividad y la necesidad de cuidados a largo plazo. Se estima que el costo anual total asociado a las fracturas por fragilidad en México supera los 20 mil millones de pesos.

 

Las 10 fracturas más comunes en México

Conocer las fracturas más frecuentes y cómo prevenirlas puede ayudarte a ti y a tus seres queridos a mantenerse seguros y saludables.  Entre las fracturas más comunes en la población mexicana podemos encontrar las de radio distal (muñeca), cadera, y columna vertebral. A continuación, exploramos las 10 fracturas más comunes en México, sus causas y las medidas preventivas.

  1. Fractura de Radio Distal (Muñeca)

Representan aproximadamente el 20% de todas las fracturas de antebrazo en México. Se estima que se producen alrededor de 280 fracturas de radio distal por cada 100,000 personas al año. Son más comunes en mujeres, aunque también los niños y adolescentes presentan estos tipos de traumatismos, a menudo debido a caídas o accidentes deportivos.

Las fracturas de radio distal, también conocidas como fracturas de Colles, suelen ocurrir cuando una persona intenta frenar una caída con la mano extendida. Son particularmente comunes entre personas mayores debido a la osteoporosis. El tratamiento incluye inmovilización con yeso o férula, y en casos graves, cirugía con placas bloqueadas para radio distal como la placa en T, placa en T oblicua y placa de ángulo variable. La fisioterapia es crucial para recuperar la movilidad.

Un método eficaz para prevenir este tipo de fracturas es mantener un hogar libre de obstáculos, usar calzado adecuado (evitar suelas resbaladizas o tacones altos) y realizar ejercicios de fortalecimiento óseo pueden reducir el riesgo de caídas.

  1. Fractura de Clavícula

Las fracturas de clavícula representan aproximadamente el 2.6% de todas las fracturas en México. Son más comunes en niños y adultos jóvenes, con un pico de incidencia entre los 15 y los 29 años.  Los hombres son más propensos a sufrir fracturas de clavícula que las mujeres, con una proporción de 2:1. Por su parte las fracturas de clavícula son la tercera fractura más común en la infancia.

Comúnmente causada por caídas sobre el hombro, accidentes automovilísticos y deportes de contacto. Generalmente se trata con cabestrillo, reposo y analgésicos. En casos severos, puede requerirse cirugía con placa bloqueada para clavícula con extensión lateral o con una placa en S. Usar equipo de protección adecuado en deportes y practicar técnicas de caída segura pueden ser buenos métodos para prevenirlos.

  1. Fractura de Cadera

Las fracturas de cadera son particularmente prevalentes entre los adultos mayores debido a la osteoporosis. En México, la incidencia de fracturas de cadera es de alrededor de 200 por cada 100,000 habitantes mayores de 50 años. La tasa de mortalidad en el primer año después de una fractura de cadera es alta, especialmente entre los mayores de 65 años, con una estimación del 20-30%. A menudo requiere cirugía con una prótesis de cadera cementada o no cementada de acuerdo a la recomendación del médico especialista, seguida de fisioterapia intensiva. La alimentación correcta para el fortalecimiento de los huesos es recomendable en el adulto mayor con problemas de osteoporosis con alimentos ricos en calcio y vitamina D. Fósforo como los lácteos, legumbres, pescados, verdes, frutos secos y semillas, huevos. Alimentos fuente de magnesio como las hortalizas de hoja verde, frutos secos y semillas.

Las caídas son la causa principal. Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2020, en México, el 11.3% de las personas mayores de 65 años reportaron haber sufrido una caída en el último año. De estas, el 22.8% resultaron en una lesión, y el 5.2% en una fractura. Las personas mayores de 65 años son las más propensas a sufrir fracturas de cadera por caídas en el baño. De hecho, se estima que una de cada tres personas mayores de 65 años se caerá cada año, y una de cada cinco de estas caídas resultará en una fractura de cadera.

Los riesgos de caídas en un área común de una casa como lo es el baño, van desde que la persona tenga debilidad muscular y ósea, pierda el equilibrio al intentar ingresar o salir de una bañera o ducha alta, el encontrarse con pisos mojados o resbaladizos, resbalarse con una alfombra, falta de pasamanos o barras de apoyo.

  1. Fractura de Húmero

Las fracturas de húmero son la segunda fractura más común en la infancia, después de las fracturas de clavícula. Son más comunes en niños entre 5 y 10 años. Este tipo de traumatismos representan aproximadamente el 5% de todas las fracturas en México. Se originan a partir de caídas, accidentes automovilísticos y lesiones deportivas. Puede incluir inmovilización con férula o yeso y, en casos más graves, cirugía con placas bloqueadas para húmero o clavo centromedular de húmero. Un método eficaz para la prevención de este tipo de fracturas podría ser el uso de equipo de protección en deportes y la implementación de medidas de seguridad en el hogar.

  1. Fractura de Tibia y Peroné

Las fracturas de tibia y peroné representan aproximadamente el 17% de todas las fracturas de extremidades inferiores en México y son más comunes en hombres que en mujeres (especialmente en el grupo de edad de 20 a 39 años)

Las causas más comúnes suelen ser accidentes de tráfico, caídas desde alturas y deportes de alto impacto. El tratamiento va desde la inmovilización con yeso o férula, y en ocasiones, cirugía con placas bloqueadas para tibia distal o proximal o en algunos casos clavos centromedulares para tibia. La recuperación puede ser prolongada.

  1. Fractura de Vértebras

Son más comunes en personas mayores con osteoporosis. Estas fracturas se dividen de la siguiente forma:

  • Por compresión: curren cuando uno o más huesos de la columna se debilitan y colapsan.
  • Por estallido, las cuales son el resultado de un trauma significativo, como un accidente automovilístico o una caída desde una altura considerable. Afectan principalmente la región torácica y lumbar de la columna vertebral.
  • En cuanto a las fracturas de la columna cervical son comunes en accidentes de tráfico y caídas. Pueden ser muy graves debido a la proximidad con la médula espinal y el riesgo de daño neurológico.
  • Por avulsión son menos comunes, pero pueden ocurrir cuando un fragmento de hueso se desprende debido a una contracción muscular extrema o un trauma directo derivado de un accidente automovilísticos, caídas desde alturas y lesiones deportivas.

 

El tratamiento de estas lesiones puede variar desde inmovilización hasta cirugía, dependiendo de la gravedad. Estas lesiones pueden evitarse si se utiliza el cinturón de seguridad al viajar en algún transporte.

  1. Fractura de Fémur

El hueso más grande del cuerpo humano es el fémur, también conocido como hueso del muslo. Se encuentra en la parte superior de la pierna y se extiende desde la cadera hasta la rodilla. El fémur es un hueso largo y tubular que juega un papel crucial en la locomoción, soportando el peso del cuerpo y permitiendo movimientos como caminar, correr y saltar. En general, el fémur es un hueso fuerte y resistente, pero como cualquier hueso, puede fracturarse si se aplica suficiente fuerza.

Traumatismos de alta energía, como accidentes de tráfico y caídas graves. Su tratamiento casi siempre requiere cirugía, ya sea con placa bloqueada para fémur distal, proximal o lateral, o con clavo centromedular para fémur, seguida de una larga rehabilitación.

Para prevenir las fracturas de fémur, se recomienda mantener una dieta saludable rica en calcio y vitamina D (puede informarse con su médico sobre los suplementos de calcio o vitamina D en caso de ser necesario ingerirlos) Realizar ejercicio regularmente con pesas o actividades que fortalezcan los huesos. No fumar y limitar el consumo de alcohol. Instalar pasamanos en las escaleras y mantener los pisos libres de obstáculos.

  1. Fractura de Costillas

Las fracturas de costilla son una lesión común que puede verse en varios escenarios: desde accidentes de tráfico, caídas o agresiones físicas, hasta en el ámbito deportivo. Una fractura o fisura de las costillas afecta directamente el movimiento del tronco y la respiración, pudiendo llegar a ser incapacitantes. Los golpes directos en el pecho, las caídas y accidentes automovilísticos son las causas más comunes que originan esta clase de fracturas.

Estas lesiones suelen producirse por un traumatismo directo en la zona, como un golpe fuerte o un aplastamiento, resultando en un daño en la parrilla costal. Este tipo de trauma puede provocar un dolor significativo y dificultad para respirar. Además, una fractura de costilla puede tener complicaciones si no se gestiona de manera correcta. El dolor, el edema y la dificultad para respirar o toser son solo algunas de las complicaciones más comunes, ya que las costillas no pueden movilizarse adecuadamente para permitir la respiración.

Su tratamiento consiste principalmente en reposo y analgesia. En casos graves, puede ser necesaria la intervención quirúrgica.

Es por eso que se recomienda el uso de equipo de protección personal para actividades deportivas y en trabajos con riesgo de lesiones. También el uso de cinturón de seguridad, ya que en México, 21% de los ocupantes de vehículos no usan el cinturón de seguridad y se estima que el uso correcto del cinturón de seguridad podría reducir a la mitad las muertes por accidentes de tránsito en el país

  1. Fractura de Falanges (dedos)

Por lo general se originan por golpes contra muebles u objetos pesados que caen sobre los dedos son causas frecuentes de fracturas de falanges en el hogar. En el área de trabajo donde implique el manejo de maquinaria pesada, herramientas manuales o trabajos en construcción presentan un alto riesgo de lesiones en las manos y los dedos. Los deportes de contacto como el fútbol, baloncesto, rugby, y otros deportes como el esquí, el ciclismo y el levantamiento de pesas pueden resultar en fracturas de los dedos debido a caídas, colisiones o mal uso del equipo. Aunque menos comunes, las caídas significativas pueden resultar en fracturas de las falanges, especialmente si la persona trata de amortiguar la caída con las manos. Esta clase de fracturas pueden originarse a partir de golpes directos causados por violencia física.

Para evitar lesiones se recomienda el uso de guantes de protección en el trabajo y técnicas adecuadas en deportes. Su tratamiento consiste regularemente en Inmovilización con férulas y, en casos complejos, cirugía con sistema de placas para mini y microfragmentos

  1. Fractura de Tobillo

A nivel mundial, las fracturas de tobillo representan aproximadamente el 9% de todas las fracturas de huesos largos. Las causas más comunes son caídas en terrenos irregulares, también en algunos deportes con cambios rápidos de dirección, saltos y contactos físicos, como el fútbol, el baloncesto y el esquí, aumentan el riesgo de fracturas de tobillo. Los accidentes de motocicleta pueden resultar en fracturas de tobillo debido al impacto, y en el trabajo con actividades que implican levantar objetos pesados.

Algunas recomendaciones para preenir estas fracturas van desde seleccionar el calzado adecuado (algunos tacones de calzado para dama pueden ser demasiado altos o resbalosos), evitar pasar por caminos resbaladizos o mojados y prestar atención al caminar por espaleras, rampas, banquetas y caminos empedrados o disparejos.

Cuando el tratamiento de la fractura implica cirugía, puede que se coloquen tonillos de doble compresión o placas para tibia distal.

 

Conclusión

Las fracturas de huesos representan un problema de salud significativo en México, afectando a diversas edades y géneros. Desde un accidente automovilístico, hasta una simple caída. La prevención a través de la educación, la promoción de hábitos saludables y el uso de equipo de protección es esencial para reducir la incidencia y el impacto de estas lesiones. Si bien las fracturas pueden ser dolorosas y debilitantes, con el tratamiento adecuado y una buena rehabilitación, es posible recuperarse completamente y volver a una vida activa y saludable.

En este contexto, la labor de empresas especializadas en la fabricación y distribución de placas para fracturas de huesos se vuelve crucial. Estas empresas, con su innovación constante y compromiso con la calidad, juegan un papel esencial en el proceso de recuperación de los pacientes. Las placas para fracturas no solo permiten una mejor y más rápida consolidación ósea, sino que también minimizan complicaciones, reducen el tiempo de hospitalización y mejoran los resultados a largo plazo. Al invertir en tecnología avanzada y en el desarrollo de productos personalizados, estas empresas no solo están ayudando a restaurar la movilidad y la independencia de los pacientes, sino que también contribuyen al fortalecimiento de la infraestructura de salud en México.

Es imperativo que tanto los profesionales de la salud como los pacientes estén informados sobre las opciones disponibles y elijan productos de alta calidad que cumplan con los más estrictos estándares internacionales. En Splint, contamos con una amplia gama de placas bloqueadas para pequeños y grandes fragmentos, además de clavos centromedulares para fracturas de húmero, fémur y tibia. Nuestro compromiso es ofrecer productos y servicios de calidad para brindar salud a todos.

Búsqueda de productos