333 4872 968
Síguenos en:
Las 5 principales Cirugías de Cabeza y Cuello en México

Las 5 principales Cirugías de Cabeza y Cuello en México

Las cirugías de cabeza y cuello son intervenciones que van desde procedimientos estéticos, como la rinoplastia, hasta cirugías reconstructivas para tratar enfermedades graves como el cáncer. ¿Sabes cuáles son las más comunes en nuestro país? A continuación, te presentamos algunos datos duros.

De acuerdo con estadísticas de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS por sus siglas en inglés), en el 2021 en México se realizaron un millón 270 mil 605 intervenciones, 11.3 por ciento más que las 794 mil 567 del 2011. México se ubica en la cuarta posición con más procedimientos, por debajo de Estados Unidos, Brasil y Japón. Desde 2022, México fue catalogado como un destino de “turismo médico”, en donde se reciben personas procedentes de Estados Unidos, de Canadá y de países de Centro y Sudamérica.

Dentro de las ciudades más vanidosas se encuentra Guadalajara, ocupando el segundo lugar a nivel nacional en este tipo de procedimientos, solamente por detrás de la Ciudad de México. En la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) se realizan tres de cada 10 intervenciones que se hacen en todo el país, por lo que se ha convertido en un imán para los pacientes que buscan realizarse una cirugía estética. Además de Ciudad de México y Guadalajara, las principales ciudades del país que más operaciones estéticas realizan son Tijuana, Mexicali, Cancún, Puerto Vallarta, Los Cabos y urbes de Coahuila y Tamaulipas.

Pero no todas las cirugías son por motivos estéticos. Por su parte, las cirugías de cabeza y cuello también son el resultado de algún tipo de cáncer. Entre las locaciones más frecuentes en las que pueden localizarse se encuentran los senos paranasales, la nasofaringe, la orofaringe (amígdala, paladar blando, base de lengua), la hipofaringe, la laringe, la cavidad oral (mucosa oral, encía, paladar duro, lengua y suelo de boca), la lengua y las glándulas salivales.

Las estadísticas indican que dentro de la boca y garganta se origina el 85 % de los cánceres de la cabeza y el cuello, de los cuales el 90 % son un tipo de cáncer denominado carcinoma epidermoide; el restante 15 % está constituido por tumores en glándula tiroides, piel, huesos del esqueleto facial, cartílagos y partes blandas.

En México el cáncer de cabeza y el cuello representan el 17.6% de la totalidad (108,064) de las neoplasias malignas reportadas al Registro Histopatológico de las Neoplasias en México (RHNM) en el año 2002. Desafortunadamente este registro dejo de funcionar a partir de 2008, de tal manera que hoy no se cuenta con cifras precisas en cuanto a la incidencia de este cáncer. Según estimaciones de GLOBOCAN en 2012 hubo 5922 casos de cáncer de cabeza y cuello y para 2015 proyectaban que habría 6432 nuevos casos de este tipo de cáncer.

¿Cuáles son las cirugías de cabeza y cuello más comunes en nuestro país?

 Algunas de las cirugías más comunes realizadas en México y cómo están impactando la salud y el bienestar de los pacientes son:

1. Rinoplastia

La Rinoplastia es el procedimiento que se realiza para mejorar la forma y la función de la nariz, corrigiendo problemas como el tamaño, la forma, la asimetría y los problemas respiratorios. Implica remodelar la punta y reducir la joroba ósea en la parte superior de la nariz: se puede realizar con pequeñas incisiones (dentro de las fosas nasales), y es recomendable que el paciente tenga al menos 15 años de edad para permitir el crecimiento completo del cartílago y el hueso de la nariz. También es una de las cirugías estéticas más populares en México y en todo el mundo. A nivel internacional se posiciona en el lugar #5 con 726, 907 intervenciones, de las cuales solo 188,696 se realizaron en hombres. De acuerdo con Arturo Ramírez Montañana, presidente de ISAPS (Internacional de Cirugía Plástica Estética por sus siglas en inglés) En México, las estadísticas en rinoplastias indican que en primer lugar se la realizan las mujeres menores de 25 años. Mientras que en los hombres la cirugía de cabeza y cuello más popular predomina la rinoplastia.

2. Otoplastia

La Otoplastia Se utiliza para aquellas personas que tienen las orejas prominentes o de aspecto inusual. Se realiza con mayor frecuencia en niños entre los 5 y 6 años, es decir, cuando las orejas han alcanzado un tamaño adulto. El procedimiento consiste en “sujetar” quirúrgicamente la oreja más cerca de la cabeza con suturas, remodelar el cartílago, o ambas cosas. Es la segunda cirugía estética más común en México, especialmente en niños y adolescentes.

3. Cirugía de Tiroides

La cirugía de tiroides es un procedimiento común en México para tratar afecciones como el bocio, los nódulos tiroideos y el cáncer de tiroides. La glándula tiroides juega un papel crucial en la regulación del metabolismo y otras funciones del cuerpo, por lo que es importante tratar cualquier problema que pueda surgir en esta área. Los principales trastornos de la tiroides son el hipotiroidismo, el hipertiroidismo y el cáncer de tiroides. Sólo en los últimos 2 casos puede ser necesaria la cirugía.

Por su parte, estudios realizados en 2022 indican que los problemas de Tiroides estaban presentes en el 2% de la población mexicana, principalmente en tres de cada mil mujeres mayores a 50 años. En el caso de los hombres, la proporción es de 0.6 casos por cada mil, de acuerdo con cifras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El cáncer de Tiroides en México se encuentra en el cuarto lugar de todos los casos anuales con 11 mil 227 casos. Sólo se registra en uno de cada cien pacientes y mantiene una baja mortalidad, de acuerdo con la Sociedad Americana de Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés). El cáncer tiroideo es una neoplasia que ocupa de 1 a 5% de todos los tumores en mujeres y menos de 2% en hombres, siendo más común mundialmente la neoplasia endocrina. Se estima que para 2030, el cáncer tiroideo será el segundo más común en mujeres y noveno en hombres. La incidencia de cáncer papilar de tiroides ha aumentado en los últimos años, fue de 4.8 a 14.9 personas por cada 100,000 habitantes, con predominio de mujeres 3:1; actualmente se encuentra en el quinto cáncer más común en mujeres, con incidencia de 56,870 casos. Según estadísticas del GLOBOCAN (Observatorio Global de Cáncer, por sus siglas en inglés Global Cancer Observatory) en 2018 tenía incidencia mundial de 6.7 personas por cada 100,000 habitantes y en México la incidencia es de 7.6 personas por cada 100,000 habitantes.

4. Extracción de Tumores y Quistes

En algunos casos, se pueden formar tumores benignos o malignos en la cabeza y el cuello, lo que puede requerir cirugía para su extracción. El diagnóstico para saber si se trata de un tumor maligno solo puede establecerse mediante endoscopia. De acuerdo con José Francisco Gallegos Hernández, oncólogo y académico de la Facultad de Medicina (FM), el cáncer de boca es el más frecuente de todos los tumores de cabeza y cuello, que ocupan el lugar 13 de todas las neoplasias en la nación.

Por su parte, otra cirugía de cabeza y cuello relacionada con tumores es la parotidectomia. La parotidectomía es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se reseca parte o en su totalidad la glándula parótida. La glándula parótida es una glándula salivar primaria. Tenemos una de cada lado y se encuentran ubicadas en la parte más alta del cuello, en la región preauricular. Los tumores parotídeos son considerados una patología relativamente rara, constituyendo un grupo de tumores que afectan a la cabeza y el cuello. Dentro de la patología tumorales de las glándulas salivales, constituyen un 80%, y el 3% de todos los tumores de cabeza y cuello. De estos, un 80% corresponde a tumores benignos.

Además de las tumoraciones, la parotidectomía está indicada en los casos de Parotiditis crónica, Sialolitiasis (cálculos en el conducto secretor) y Absceso parotídeo. Uno de los principales objetivos durante una parotidectomía es identificar y preservar las ramas del nervio facial. El recorrido del nervio fácil sirve como referencia para diferenciar el lóbulo superficial y el profundo de la glándula, aunque no exista una barrera real que separe a la glándula en dos.

5. Cirugía Reconstructiva

La cirugía reconstructiva de cabeza y cuello se realiza para corregir defectos congénitos, lesiones traumáticas o resultados de cirugías previas en esta área. Por ejemplo, el labio y paladar hendidos (LPH) son los defectos cráneo-faciales más comunes de nacimiento que requieren manejo multidisciplinario a largo plazo. En México, los casos de LPH se presentan en 1 de cada 750 recién nacidos vivos. La frecuencia es: 21% de labio hendido aislado, 33% de fisura palatina aislada y 46% de ambas lesiones simultáneas. También es más frecuente el labio hendido unilateral del lado izquierdo. Por sexos, el labio afecta más frecuentemente a hombres y el paladar a mujeres. La relación general es de 7:3 afectando más a varones.

Según cifras de la Secretaría de Salud de México, en 2004 había 153.084 mexicanos afectados por este padecimiento, sin embargo, al haber 2.390.000 nuevos nacimientos por año, calculando, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), surgirán 2.186 casos nuevos de labio y paladar hendidos.

 

Conclusión

En resumen, las cirugías de cabeza y cuello desempeñan un papel importante en la mejora de la salud y la estética en México. Ya sea para corregir problemas estéticos, tratar enfermedades graves o reconstruir tejidos dañados, los procedimientos realizados por cirujanos especializados en esta área están ayudando a los pacientes a vivir vidas más saludables y felices.

Muchas de las cirugías que se llevan a cabo en otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello tienen relación directa con estructuras nerviosas, que en caso de ser lesionadas ocasionarían en el paciente alteraciones funcionales importantes, como parálisis facial, disfonía, alteraciones de la deglución, e impotencias musculares. Por lo tanto, contar con un mecanismo que permita identificar determinado par craneal y verificar a lo largo de la cirugía y al final de esta su integridad, es de gran ayuda para el cirujano.

La parálisis del nervio facial es una de las eventualidades más temidas en la cirugía de parótida, siendo un verdadero reto incluso para el cirujano con más experiencia y por lo tanto, la utilización de la monitorización intraoperatoria es de gran valor sobre todo teniendo en cuenta de que hay casos en los cuales la anatomía se encuentra distorsionada, por lo cual en muchos centros es aplicado como un procedimiento estándar.

En Splint contamos con respuesta inmediata en el servicio integral de renta de neuromonitor intraoperatorio con asesoría técnica en el quirófano, disponible para atención en todo México. Trabaja con la mejor tecnología médica para la protección nerviosa y el tratamiento preciso de los pacientes en los campos de la neuromonitorización intraoperatoria, la neurocirugía, la terapia del dolor y el diagnóstico neurológico. En Splint encuentra la protección nerviosa que necesitas para tus cirugías.

Búsqueda de productos